• Equipo La Galería M

Más empleos verdes: La nueva meta en trabajo


Nuevas plantas de reciclaje, proyectos municipales de compostaje y mano de obra para la reparación de productos son parte de los nuevos empleos verdes que se proyectan hacia el 2040. Se estima que alcancen el número de 180 mil y es parte de la nueva política pública que establece la hoja de ruta hacia la Economía Circular de Chile.


Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) los empleos verdes son aquellos que contribuyen a preservar y restaurar el medio ambiente, ya sea en los sectores tradicionales como la manufactura o la construcción o en nuevos sectores emergentes como las energías renovables y la eficiencia energética. “Se considera un empleo verde a todo aquel que procure la reducción de los impactos negativos al medio ambiente y conduzca a la sostenibilidad de las empresas, en sus aspectos económicos, sociales y ambientales”, postulan desde el programa Green Jobs de la OIT.


Actualmente, este tipo de trabajos no solo han ido en aumento, sino que abarcan actividades laborales desde distintas industrias como la manufacturera, energética, agrícola y de construcción. A fines del 2020, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), proyectó que se crearán 395 millones de empleos verdes de aquí a 2030 y que el sector generará un volumen de negocios cercano a los US$10 billones, siendo los sectores con la mayor demanda el agroforestal y el de las energías renovables.


Asimismo, y en la medida que se expanda la economía circular, habrá nuevas oportunidades laborales. En ese contexto, el 2019, el Ministerio de Medio Ambiente en conjunto con el Ministerio de Economía, la Corporación de Fomento de la Producción y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, iniciaron el desarrollo de un proceso participativo que derivó en la publicación de la Hoja de Ruta para un Chile Circular al 2040.

La visión de la hoja de ruta es que, al año 2040, la economía circular impulse a Chile hacia un desarrollo sostenible, justo y participativo a través del cuidado de la naturaleza, promoviendo el consumo consciente y fomentando la creación de empleos verdes. La Propuesta para la Hoja de Ruta Nacional a la Economía Circular para un Chile sin Basura 2020-2040 es de carácter público (está disponible aquí) y en ella se explica que el modelo ofrece una mirada sistémica, que toma en cuenta todo el ciclo de vida de los productos para definir cuáles son las formas más oportunas de mejorar la gestión de los flujos de materiales renovables y los stocks de materiales no renovables. De esta forma, en la economía circular el reciclaje es solo una alternativa más dentro de un conjunto mucho más amplio de estrategias para superar la economía lineal.


Según palabras de la Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, “para enfrentar los desafíos del mundo moderno necesitamos una transformación profunda en la manera que vivimos, producimos y consumimos”. Con la aprobación de esta nueva política pública se espera conseguir:


- Al 2040 la generación de residuos domiciliarios por habitante se haya reducido en

25% (10% al 2030)

- Al 2040 la generación de residuos por unidad de producto interno bruto se haya

reducido en un 30% (15% al 2030)

- Al 2040 la productividad material del país haya aumentado en un 60% (30% al

2030)

- Al 2040 la tasa general de reciclaje haya alcanzado un 75% (40% al 2030)

- La tasa de reciclaje de residuos domiciliarios alcance el 65% en 2040 (30% al 2030)

- Al 2040 se hayan recuperado el 90% de los sitios afectados por la disposición ilegal,

y que al año 2030 esta recuperación ya haya llegado al 50%.

- Generación de 180 mil nuevos empleos verdes al 2040 (100 mil al 2030) por medio de nuevas plantas de reciclaje, proyectos municipales de compostaje y mano de obra para la reparación de productos.


Paralelamente a este documento, se está trabajando en el programa Chile Sin Basura, en la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) -que empieza a operar en 2022- y en la implementación de la Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos (ENRO) con el apoyo del Programa colaborativo entre los gobiernos de Chile y Canadá “Reciclo Orgánicos”.


La ENRO es una política pública que busca aumentar la valorización de los residuos orgánicos que corresponden al 58% de los generados a nivel domiciliario en Chile. “La masificación del compostaje a nivel municipal y domiciliario, así como el involucramiento de la comunidad es fundamental para cumplir unas de las metas propuestas como pasar de reciclar del 1% al 66% de los residuos orgánicos”, comentó el Coordinador del Programa Reciclo Orgánicos, Gerardo Canales.


Ejemplo a seguir

Vancouver es una de las pocas ciudades del mundo donde la agenda ambiental se haconvertido en el principio unificador y el proyecto principal. El Plan de acción Greenest City 2020 fue lanzado en 2011 con el objetivo de agilizar la puesta en marcha de dinámicas urbanas sostenibles y ha sido reconocido no sólo porque establece metas altas en todos los ámbitos de la sostenibilidad, sino porque está integrado en todos los sectores y en todos los departamentos de la ciudad.


Este ambicioso plan aborda tres áreas principales de enfoque: Carbono cero, Basura cero y Ecosistemas saludables.


Por otra parte, el sector de energía limpia de Canadá empleó a 298.000 canadienses en 2017 y su valor está creciendo un 4,8% cada año, un tercio más rápido que la economía canadiense en su conjunto (3,6%). Esto significa que el sector de energía verde de Canadá está creciendo más rápido que la economía en su conjunto y compite con las industrias de empleo más reconocidas, según un nuevo informe del colectivo Clean Energy Canada de la Universidad Simon Fraser de Columbia Británica.


#Empleabilidad #EmpleosVerdes #EconomiaCircular #AgendaVerde