top of page

IA: Alertas frente a su avance


Un reciente estudio del Centro de Políticas Públicas (CEP) concluyó que un 46% del empleo en nuestro país tiene riesgo alto o medio de ser automatizado, es decir algo así como 4.100.000 puestos de trabajo. Es una cifra dramática, pero podría incluso ser conservadora, si pensamos que este tipo de estudios se vienen haciendo sin incorporar aún el efecto que, sin duda, tendrán las nuevas formas de inteligencia artificial que cada día parecen masificarse e impactar a todas las actividades, incluidas las que parecían menos automatizables, como el trabajo de abogados, diseñadores, publicistas, médicos, etc.

“No cabe duda de que los más expuestos son los trabajos rutinarios y repetitivos, pero nadie puede estar tranquilo ante el avance de la IA y aún es muy temprano para entender el impacto de esta nueva realidad en todas las industrias y actividades. Lo único cierto es que las cosas en el mundo del trabajo nunca se movieron más rápido y nunca lo harán más lento que ahora. El cambio sólo se acelerará”, señala Marcela Music, gerenta general de Talento Virtual, empresa dedicada a la búsqueda de talento profesional. ¿Qué hacer frente a esta amenaza a la estabilidad en el mundo laboral? La receta no es simple, pero podemos intentar elaborar algunos pasos necesarios mínimos para adaptarse con rapidez a un mundo que no conocemos, pero que está a pocos meses o días de cambiar radicalmente.

“Los trabajadores deben estar abiertos y enfocados en adquirir herramientas y habilidades digitales básicas que les permitan comunicarse y operar con este lenguaje que se está tomando el mundo del empleo. En este contexto es preciso generar procesos y hábitos de aprendizaje continuo. La capacidad de aprender y de hacerlo rápido es la única competencia que permitirá dar algún grado de seguridad frente a un futuro incierto. Lo relevante no es lo que sabes o el conocimiento que acumulas sino tu capacidad de desaprender y aprender rápida y eficientemente otras formas de hacer las cosas”, dice Music.

Para la psicóloga laboral, esto toma aún más sentido, cuando el sistema educativo nacional se ha visto afectado por la pandemia, paralizaciones y en algunos casos, violencia y politización de las aulas, por lo que es muy importante preguntarnos si estamos sentando las bases para una educación realmente de calidad, en función de los desafíos laborales del futuro cercano. “El aprendizaje continuo y flexible debe empezar en la educación básica y continuar hasta el mundo del trabajo, para adaptarse a los cambios disruptivos que continuarán sorprendiéndonos cada día. Ahí debe estar el foco, para contar con ciudadanos capaces de desarrollar su potencial y talento en el mundo actual, en el cual las tecnologías emergentes tienen cada día una mayor preponderancia. Si no los proveemos de estas herramientas, estamos sembrando ilusiones de igualdad y futuro sobre estructuras verdaderamente muy poco estables”, manifiesta Music.

Algo que toma relevancia, si se considera que la IA puede realizar tareas repetitivas con más rapidez y eficiencia, pero sin estar dotada de libertad y voluntad como el ser humano. “La capacidad de desarrollar una mentalidad y un pensamiento crítico es una característica propia y exclusiva de nuestra especie, sin embargo, debemos preparar a nuestra fuerza de trabajo para acortar la brecha que se está generando entre las habilidades requeridas y aquellas que está demandando este nuevo contexto laboral”, finaliza Music.

Comentários


bottom of page