• Equipo La Galería M

Ejercitar de a dos con la ayuda de Fitbit

Si te aburre caminar o correr sola aprovecha la oportunidad de invitar a tu mascota, seguro estará feliz de compartir y jugar un rato juntos. Esta también es una buena alternativa para aprovechar de ejercitarse ya que una buena caminata tiene efectos positivos en nuestra salud.

Para lograr que este paseo se convierta también en una actividad física con intención Fitbit, el reloj de entrenamiento, entrega algunas recomendaciones para sacarle mejor partido a este momento:


Calentamiento:

Las primeras dos cuadras sube poco a poco la velocidad. La mayoría de los perros pueden moverse rápido, sin importar su tamaño, pero si le cuesta mantener el ritmo, haz que el calentamiento sea más lento, pero que dure más. Usando tu Fitbit intenta llegar a una zona de quema de grasa (50 al 69 por ciento de tu máximo). Si no estás usando un dispositivo de monitoreo de ritmo cardiaco como Versa o Ionic, utiliza este tip: debes poder mantener una conversación mientras caminas, pero no debes poder cantar.


En cada esquina (o cada dos cuadras):

Haz 10 squats o 10 lagartigas de pared contra una estructura estable, como una reja, manteniendo tus movimientos lentos y controlados; no olvides mantener justa la correa de tu perro.

Squats: Párate con tus pies a la altura de tus hombros y tus brazos extendidos frente a ti. Manteniendo tus rodillas en línea con tus dedos y tus caderas hacia atrás, baja como si fueras a sentarte en una silla. Cuando tus muslos estén paralelos al piso, pausa y levántate lentamente.

Lagartijas de pared: frente a una reja o pared, párate apoyando tus palmas contra la pared a la distancia de los hombros con un brazo de distancia. Manteniendo tus pies sin levantarlos del suelo, flexiona tus codos e inclínate hacia la pared. Cuando tus codos estén en un ángulo de 90º, pausa, y empuja hasta que tus brazos estén rectos


Otras alternativas:

Cada vez que tu perro se detenga a oler los arbustos en lugar de apurarlo, usa este momento para hacer squat sostenido que consiste en pararse con los pies a la altura de tus hombros. Mantén tus rodillas en línea con tus pies y tus caderas hacia atrás, desciende hasta que tus muslos se encuentren paralelos al piso. Mantente en esa posición de 45 segundos a un minuto. Asegúrate de erguir el pecho, tener tus hombros hacia atrás y mantener el equilibrio.

Cuando pare a hacer sus necesidades realiza sentadillas

En el parque: Cuando vayan juntos lleva una pelota lo que ayudara al ejercicio aeróbico. Lánzala lo más lejos que puedas. Mientras tu perro corre por ella, haz algunas zancadas con salto o zancadas regulares. Lo mejor de este ejercicio es que tu perro, será el cronómetro, por lo que entre más lejos lances la pelota, más tardará en regresar con ella. Repite cinco veces.

Zancada con salto: Manteniendo tu espalda recta, da un paso hacia atrás con tu pierna derecha y baja tu cadera hasta que tus rodillas estén a un ángulo de 90º. Tomando fuerza desde el suelo, salta, cambiando tus piernas en mitad del salto para que aterrices con tu pierna derecha en la posición de zancada y tu pierna izquierda adelante. Repite, alternando piernas, hasta que tu perro regrese con la pelota.

Zancada regular: Manteniendo tu espalda recta, da un paso hacia atrás con tu pierna izquierda y baja tu cadera (con tu rodilla al frente sobre delante de la altura de tus dedos) hasta que tus rodillas estén a un ángulo de 90º. Lentamente levántate y repite, intercambiando piernas. Continúa hasta que tu perro regrese con la pelota.

Sin duda será un paseo con mucha acción y que tu mascota,querrá repetir.


#Fitness #paseo #Ejercitar #Entrenamiento #Mascotas #CorreConTuPerro