top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Alimentación y salud mental: Una relación compleja



La alimentación juega un papel crucial en la salud mental, y diversos estudios han explorado la relación entre la dieta y el bienestar emocional.  Un estudio realizado en abril de 2005 por el hospital McLean, afiliado a la Universidad de Harvard, reveló que la nutrición desempeña un papel significativo en el proceso de enfermedades mentales como la depresión, demostrando que ciertos alimentos pueden ser tan efectivos como los medicamentos convencionales.


“Una dieta equilibrada puede proporcionar los nutrientes necesarios para el funcionamiento adecuado del cerebro y la producción de neurotransmisores asociados con el bienestar emocional. Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 (pescado graso, nueces), antioxidantes (frutas y verduras), y proteínas (de origen animal o de origen vegetal mezclada con cereales) pueden tener efectos beneficiosos para la salud mental. Por otro lado, el exceso de azúcares refinados, grasas saturadas y alimentos altamente procesados se ha asociado con un mayor riesgo de trastornos del estado de ánimo”, explica Chris Pefaur, nutricionista del laboratorio Nutrapharm.


Asimismo, gracias a los resultados de un estudio llamado: “Changing Diets, Changing Minds”, se pudo comprobar que existe un amplio rango de nutrientes que resultan indispensables para la salud mental, ya que al combinarlos entre sí permiten al cerebro desarrollarse y funcionar adecuadamente. En este caso, una dieta rica en proteínas, vegetales y grasas saludables como nueces y semillas ayuda a mantener nuestro organismo saludable y nos protege de ciertas enfermedades. Por el contrario, el hecho de mantener una dieta con elementos que no contienen nutrientes esenciales puede afectar el funcionamiento de nuestro organismo. “En este sentido, la falta de nutrientes, como vitaminas del grupo B, hierro, zinc y ácidos grasos esenciales, se ha relacionado con este tipo de problemas, incluidos trastornos del estado de ánimo y déficit de atención”, advierte Pefaur.


En resumen, la relación entre la alimentación y la salud mental es compleja pero crucial. Una dieta equilibrada, rica en nutrientes esenciales, puede contribuir significativamente al bienestar emocional. La personalización de las recomendaciones dietéticas y la colaboración entre profesionales de la salud se presentan como enfoques efectivos para abordar esta conexión en el ámbito clínico.



Comments


bottom of page