top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Veganismo: Estudio derriba mitos sobre posibles deficiencias


Con el objetivo de valorar el estado nutricional de la población vegana en Chile, la ONG Animal Libre realizó el primer estudio observacional del estado hematológico en personas veganas del país, que determinó que la gran mayoría tienen un estado nutricional normal según Índice de Masa Corporal (IMC), mientras que el estado hematológico también se encuentra en rangos normales, según los exámenes de laboratorio realizados a los participantes: hemograma, perfil bioquímico, ferritina y vitamina B12, corroborando así, que una dieta basada en plantas planificada y suplementada no presenta carencias nutricionales, e incluso puede tener beneficios para la salud.


El estudio analizó la salud nutricional de 65 personas que llevan una dieta vegana en Chile, hombres y mujeres de entre 19 a 59 años, y logró derribar el mito sobre la falta de nutrientes al llevar este tipo de alimentación. “Lo relevante es que ninguna persona tiene desnutrición según el indicador mencionado (IMC)", detalla el documento, que determinó que un 83,1% de las personas veganas tienen un IMC normal, y sólo un 16,9% tiene sobrepeso. Desde el punto de vista hematológico, también se derriba el mito de que las personas veganas no obtienen suficiente proteína, calcio y fósforo desde una alimentación basada en plantas.


Según datos de la Academia de Nutrición y Dietética, en su postura de 2016, las dietas veganas bien planificadas son saludables, nutricionalmente adecuadas y proporcionan beneficios para la salud en la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades, ya que pueden reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles porque suelen contener menores cantidades de grasa saturada y colesterol, entre otras cosas.


Así también, probar una alimentación vegana puede tener efectos inmediatos en la salud, según la percepción de quienes han hecho un cambio. Según datos de la encuesta 2023 de Veganuary, ONG que promueve el veganismo en el mundo, casi la mitad de quienes probaron el veganismo por un mes (47%) declararon haber mejorado su salud general. Específicamente, el 49% declaró haber mejorado su estado de ánimo, el 46% sus niveles de energía, el 38% el aspecto de su piel y el 35% un cambio deseado en su peso corporal.


Resultados en niveles de hierro, B12 y sistema inmune

Uno de los mitos más fuertes relacionados a la alimentación a base de plantas es la deficiencia de vitamina B12, ya que se suele pensar erróneamente, que se obtiene de los animales. Sin embargo, muchos desconocen que en realidad se trata de una vitamina de origen bacteriano y es posible administrarla a través de una correcta suplementación. Esta importante vitamina ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y de varias proteínas, así como también ayuda al mantenimiento del sistema nervioso central.


Según el informe de Animal Libre, un 77% de la población vegana analizada tiene niveles normales de vitamina B12. Del total de casos estudiados, el 83,2% se suplementa con vitamina B12 y el 40% de aquellos que no se suplementan tienen valores normales en sangre. En este contexto, es importante recalcar la importancia de una suplementación estricta, asesorada por nutricionistas especialistas.


El estudio también determinó que el 86,2% de la población vegana estudiada tiene niveles normales de ferritina, por lo que no existe deficiencia de hierro, derribando así el mito de que las personas que se alimentan en base a plantas no cumplen con estos requerimientos. En tanto, un 99% tiene niveles deseables de colesterol en sangre, lo que indica menor riesgo de enfermedades asociadas al perfil lipídico alterado o enfermedades cardiovasculares como dislipidemia e hipercolesterolemia.


María Paz Orrego, directora de estudios ONG Animal Libre, explicó que "en general, la gran mayoría de la población estudiada tiene un estado nutricional normal y rangos normales de vitamina B12, hemoglobina y ferritina. Tienen óptimos niveles de colesterol que da cuenta de un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Desde el punto de vista hematológico se derriba el mito de que las personas veganas no obtienen suficiente proteína, calcio y fósforo desde una dieta vegana o de que se enfermen seguido porque tienen un sistema inmune deteriorado".


Dentro de los resultados, también destaca que un 88% de los casos tiene un buen estado inmunológico. Además, más del 95% de las personas veganas tienen niveles normales de calcio sérico y más del 80% de fósforo sérico, lo que se traduce en una óptima salud ósea, es decir, mantienen de buena manera la estructura y fuerza de los huesos.


Sobre las proteínas, un elemento clave en las dietas veganas sobre el que se puede pensar que existen falencias, casi la totalidad de las personas estudiadas, un 97%, tienen niveles de proteínas totales en rangos óptimos, que juegan un papel crucial en el transporte de hormonas y nutrientes.


“Este estudio de Animal Libre nos entrega información valiosa, y no solo nos ayuda a derribar mitos sobre lo que se suele decir de las dietas veganas, respecto a la falta de nutrientes, también viene a corroborar lo que experimentaron las personas que probaron el veganismo durante un mes, sobre su propia salud. Es posible llevar una alimentación basada en plantas sin carencias nutricionales y además ayudar a nuestra propia salud con ello”, comentó Mauricio Serrano, director de Veganuary Latinoamérica.


Es importante recalcar que una alimentación basada en plantas estricta debe estar bien planificada y asesorada por especialistas para evitar carencias nutricionales.


Actualmente existen organizaciones - como Veganuary- que acompañan durante un mes a quienes desean probar la alimentación vegana, entregando consejos y recomendaciones para dar el primer paso. Si se lleva de manera correcta –al igual que cualquier otro tipo de dieta- la alimentación vegana puede proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades, como detalla el estudio clínico, considerando, además, que son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital.

Comments


bottom of page