• Equipo La Galería M

Segunda vivienda: Un lugar para invertir y descansar


La comodidad, ubicación y calidad de la construcción son elementos que ayudan cuando se busca una segunda vivienda, en especial si la idea es que esta sirva como inversión. Si a esto le sumamos un entorno agradable y cerca del mar de seguro un lugar con estas características se convierte en una buena forma de lograr el objetivo.

Eso porque todo ayuda a lograr opciones como el arriendo, ya sea por temporadas o días, junto con la posibilidad de que los propietarios dispongan del resto del tiempo para descansar.

Según señala Gabriel Leyton, gerente de proyectos de la Inmobiliaria JG Puerto Velero, “Contar con un inmueble en zonas de playa es una alternativa de inversión, dado el aumento constante de la plusvalía y de los arriendos, más si estos cuentan con variada y rica infraestructura y se encuentran cercanos a zonas de servicios y comercios”. Y agrega además “que a las tradicionales familias hoy se han sumado jóvenes ligados a la minería, que ven en la segunda vivienda una opción real y efectiva de inversión”.

En este sentido la región de Coquimbo ofrece además la alternativa de un clima más templado durante casi todo el año y entre la oferta destaca el complejo Puerto Velero el que ya cuenta con los edificios 27 y 28 a la venta. Con un look mediterráneo y vista al mar esta construcción cuenta con diferentes avances constructivos y tecnológicos. Entre ellas destaca la domótica, la que se incorpora de manera opcional en el edificio 28, con el sistema My Home y que permite controlar desde un dispositivo, tipo smartphone o computador, lo que ocurre en el departamento.

Y para quienes deseen algo que tenga un sello más personal están disponibles los sitios del Loteo Buena Vista, un condominio con urbanización de primer nivel con calles pavimentadas, agua, gas, luz, alcantarillado, cableado subterráneo, etc. Destaca también por sus vistas al mar y cercanía a la playa.


#Escapada #Vacaciones #SegundaVivienda #CasaEnLaPlaya #Viajar #Vacaciones