top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Proyecto busca rescatar residuos de la quinua en la Región de O’Higgins


Cada año la quinua suma más adeptos por sus altos contenidos nutricionales y su sencilla elaboración. Para el 2020, la producción nacional de quinua alcanzó las 99 mil toneladas, representando un incremento de 10.3% frente al año anterior. Sin embargo ¿qué ocurre con todos los elementos que envuelven a la semilla?


El académico del Departamento de Gestión Agraria y jefe de carrera de Ingeniería en Agronegocios, Luis Sáez, junto a los profesores adjuntos, Miguel Aburto y Carlos Díaz se adjudicaron un Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R) por su proyecto "Transferencia escalamiento cascarilla de quínoa".


El proyecto tiene como objetivo desarrollar un modelo de transformación, uso y escalamiento de la cascarilla de quinua para diferentes aplicaciones de uso comercial entre los diferentes actores de la Región de O'Higgins.


El mérito innovador es doble: Por un lado, darle una nueva vida a los residuos provenientes del proceso de limpieza de la quínoa. Por otro lado, generar un nuevo modelo de negocios que produzca un encadenamiento como sector, utilizando como plataforma la Asociación Gremial de Productores de Quínoa (PROQUINOA).


Valorizando el residuo de quínoa

La región de O'Higgins cuenta con cinco empresas transformadoras y procesadoras del grano de quínoa, industria que por temporada genera 50 toneladas de cascarillas provenientes del proceso de limpieza y que deben ser eliminadas como residuo sin ningún uso alternativo, ni aprovechamiento comercial. El actual proyecto permitirá elaborar a lo menos dos productos a base de la saponina derivada de la cáscara del grano e implementar un modelo de negocios que beneficiará a 30 personas durante la primera etapa.


Esta no es la primera vez que los docentes trabajan con los residuos de este grano. Para el 2016, el Gobierno de la región de O'Higgins impulsó y financió el proyecto "Transferencia Biopesticida en base a Saponinas de Quínoa" de Sáez, cuyo objetivo central fue formular un pesticida natural a base de las cáscaras. Gracias a este estudio, hoy se dispone de información para ingresar al mercado y adicionarle valor al producto mediante otros usos alternativos en áreas como: la agricultura, la cosmética, la alimentación animal, medicina, entre otros.


Gracias al trabajo de los profesores de Ingeniería en Agronegocios, en conjunto a PROQUINOA, se permitirá darle más dinamismo y competitividad a una industria nacional que ha ido ganando un respetable posicionamiento en el mercado.

Comments


bottom of page