top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

MATER y SCHCP se unen para reducir las listas de esperas de las patologías infantiles a nivel nacional


Se dice que “la unión hace la fuerza” y el convenio celebrado entre Corporación Renal Infantil MATER y la Sociedad Chilena de Cirugía Pediátrica (SCHCP) a mediados de este año, lo ha corroborado una vez más. Al alero de un acuerdo de colaboración y trabajo conjunto, ambas instituciones desarrollan proyectos para unidades y servicios hospitalarios que requieren apoyo en la resolución de listas de espera, buscando ayudar a los niños de todo el país que requieren tratamiento quirúrgico para mejorar su calidad de vida.

 

Inicialmente, las cirugías se han enfocado en patologías simples y de carácter ambulatorio, como fimosis, hernias inguinales y criptorquidia. “Hay que destacar que, al ser patologías simples desde el punto de vista médico, este tipo de paciente puede estar eventualmente 2 a 3 años en la lista de espera, ya que no tienen posibilidades de lograr un tratamiento adecuado y oportuno por falta de recursos médicos y humanos. En ese contexto, lo que estamos haciendo implica un cambio radical para esos niños y sus familias”, comenta el doctor Marco Valenzuela, vicepresidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Pediátrica y especialista a cargo de ejecutar el convenio con MATER.

 

¿Cómo funcionan? Durante dos a tres días los equipos médicos operan en jornadas que fácilmente pueden extenderse de 08:00 a 20:00 horas, periodo en el cual pueden llegar a intervenir entre diez y quince pacientes al día. Cifra que obviamente impacta de forma radical en las listas de espera. Es importante destacar que el trabajo no termina en pabellón o cuando dan de alta al paciente, se preocupan de dejar totalmente coordinado el seguimiento del paciente con los equipos médicos locales, replicando el mismo cuidado que prestaría un hospital regional.

 

“Todos los operativos han sido realizados por especialistas voluntarios de la rama de Urología y cirujanos generales de la SCHCP y personal de apoyo de la Corporación incluyendo recientemente a nuestro equipo de kinesiología. También nos han acompañado anestesiólogos pediátricos voluntarios”, detalla el doctor José Manuel Escala, urólogo pediátrico y fundador de Corporación Renal Infantil MATER.

 

El objetivo es realizar al menos tres operativos que se enmarquen dentro de este acuerdo por semestre y tomando en cuenta la recepción que se ha tenido por parte de los servicios de salud, muchos de los cuales no cuentan con especialistas en el área. La motivación de los equipos de salud locales y de las familias por resolver de forma definitiva el diagnóstico de sus hijos y la disposición de los médicos por participar de esta iniciativa pro bono, seguramente será una realidad más temprano que tarde.

 

De hecho, los planes en el corto plazo son ampliar los operativos a otras áreas de la cirugía pediátrica como cirugía plástica, torácica y neonatal y que requieren hospitalización de varios días o semanas, la idea es replicar los excelentes resultados que han tenido hasta ahora con los procedimientos ambulatorios.

 

La reducción de las listas de espera no ha sido el único resultado positivo de la iniciativa. El trabajo colaborativo y concentrado ha permitido optimizar la gestión y productividad de los servicios médicos interesados, potenciar la labor académica y formativa al incluir a becados en los equipos y generar una lista de espera de médicos interesados en participar de la experiencia que implica esta maratón quirúrgica. Todo sumado va en directo beneficio de los niños de todo el país.

 

Un nuevo desafío

 

El expertise de la Corporación Renal Infantil MATER ha sido fundamental para concretar este desafío, ya que llevan años coordinando operativos colaborativos a lo largo de Chile, que han permitido brindar tratamiento quirúrgico a más de 700 niños en más de 50 operativos de Arica a Coyhaique.

 

Una labor titánica si consideramos que en este momento se dializan unos 20 mil chilenos, lo que para el Dr. Escala, “es una cifra enorme, muchos de esos adultos partieron desde niños con la enfermedad. Por eso es fundamental el diagnóstico precoz de patologías como una infección urinaria febril, que en los niños menores de 4 años pueden deberse a una malformación”. Las cuales al ser detectadas a tiempo pueden ser operadas y evitar que los niños lleguen a padecer una enfermedad renal crónica.

 

Y es precisamente ahí donde la Corporación Renal Infantil MATER juega un rol esencial, pues la organización sin fines de lucro lleva dos décadas dedicada a prevenir el daño renal y urológico en niños y adolescentes de escasos recursos. Es la única institución del país especializada en la prevención infantil y trabaja en facilitar el acceso a exámenes, cirugías y ayuda social para evitar que los pequeños lleguen a diálisis o trasplante por falta de recursos.

 

La labor que realizan es invaluable, pues todas las acciones preventivas en las que se enfocan para prevenir la enfermedad renal crónica, así al año realiza más de 14.000 atenciones en su Centro de Diagnóstico y 350 cirugías tanto en Santiago como en regiones. En su Casa de Acogida ubicada en la comuna de San Miguel, reciben a pacientes pediátricos de regiones que deben viajar a la capital por motivos de salud, pero no cuentan con recursos para costear su alojamiento; prestando anualmente 2.500 estadías para los niños y sus familias.

 

Hoy se preparan para reducir e, incluso, eliminar las listas de espera el 2024. Gracias a este tipo de convenio y sus operativos quirúrgicos regionales “hemos abierto una ventana para terminar con los pacientes no auge que están en las listas de espera, que no tienen ninguna prioridad y se van quedando rezagados, ya que muchos de ellos presentan problemas renales o urológicos posteriores cuando no son atendidos a tiempo”, concluye el Dr. Escala.

Comentários


bottom of page