top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Lipedema: Consejos para no sufrir con las altas temperaturas




Si bien esta primavera se ha caracterizado por los días fríos, para los próximos meses los expertos han pronosticado una ola de calor en lo que probablemente será uno de los veranos con las temperaturas más altas del último tiempo, superando en muchos momentos los 40 grados.

 

Noticias que ya nos llegan desde países como Brasil, donde las temperaturas han superados los 50 grados y se han registrado situaciones de riesgo vital para sus habitantes.  

 

Aunque existen quienes disfrutan de los días de sol y calor, para otros las altas temperaturas pueden significar un tormento, especialmente para aquellos que padecen enfermedades cuyos síntomas empeoran con el clima. Una de ellas es Lipedema, patología que se manifiesta principalmente con una inflamación del tejido graso de las extremidades inferiores y a veces de las extremidades superiores.

 

Para ponernos en contexto cuando hablamos de Lipedema, estamos hablando de “una enfermedad que afecta el tejido graso principalmente de las piernas y brazos, provocando que aumenten considerablemente su volumen, lo que lleva a confundir estos síntomas con otras patologías como la obesidad, recetando dietas y ejercicios que no tienen efecto”, explica Ledda Pérez, kinesióloga experta del International Oncotherapies Institute (@ioilipedemachile) y una de las pocas profesionales dedicadas al estudio y tratamiento de esta patología en nuestro país.

 

Este aumento del volumen que se siente como una hinchazón de las extremidades, provoca dolor en las pacientes, el cual puede aumentar durante los días de mucho calor, teniendo un impacto negativo en las actividades de su vida diaria.

 

La inflamación aumenta y a esto se suma la dermatitis provocada por el roce entre las piernas, y también en pliegues de los brazos y axilas, donde la humedad aumenta y la incomodidad también.

 

Si bien no existe una cura el Lipedema, así como tampoco una forma definitiva de enfrentar las altas temperaturas, los profesionales de la salud entregan una serie de recomendaciones para disminuir las dolencias de las portadoras de la enfermedad, especialmente durante el verano.

 

Evitar el uso de ropa ajustada

 

Uno de los consejos que no solamente puede ser aplicado durante el verano sino que durante todo el año, es evitar el uso de ropa ajustada, así como también accesorios que puedan ser restrictivos, ya que estos pueden dañar la piel y causar lesiones. Prefiere ropa holgada y de preferencia de algodón en tonos claros.

 

Cuidar la piel de lesiones y del sol

 

Si hablamos de lesiones, es importante revisar constantemente la piel para chequear que esta no tenga heridas producidas por el roce de la ropa, y en el caso de tenerlas cuidarlas de inmediato y así evitar una infección.

 

Si tienes dermatitis por sudor y fricción de tu ropa consulta a tu especialista.

 

Otra forma de cuidar nuestra piel es usar protector solar y evitar estar expuestos al sol y altas temperaturas por mucho tiempo, prefiriendo lugares con sombras o hacer uso de sombrillas para protegerse.

 

Una buena alimentación es clave

 

Aunque no existe una cura para el Lipedema, parte del tratamiento que sirve para ayudar a las pacientes a disminuir los síntomas asociados a la enfermedad tiene que ver con un cambio en la alimentación y la adopción de una dieta antiinflamatoria, la cual combina un régimen Paleo, Keto, Vegana y Libre de Gluten, y que ayuda a mejorar la calidad de vida de las portadoras de la enfermedad, y mantener a raya esta.

 

Evitar las situaciones de estrés

 

Para muchos la vacaciones, las fiestas de fin de año, eventos y la llegada del verano puede significar una situación de estrés, algo que funciona como gatillante para las pacientes con Lipedema, llegando a empeorar los síntomas en algunos casos. Es por esto es que la recomendación es evitar estas instancias límites, cuidar la salud mental y tratar de encontrar espacios de relajación.

 

Tratamiento

 

Continuar con los tratamientos de kinesiología y fisioterapia que se encargan de tratar síntomas, entre ellos la hinchazón, dolor, pesadez y cansancio, lo cual es  fundamental, para sí disminuir las molestias por el calor en verano. Las sesiones deben continuar y no parar en la época estival, que es cuando más se necesitan.

 

Finalmente, el llamado de los especialistas es a prestar mayor cuidado durante esta época de altas temperaturas, pero no descuidarse durante el resto del año, ya que en enfermedades como el Lipedema las precauciones deben ser constantes y sin interrupciones.

 

¿Aún no sabes si eres portadora de Lipedema o quieres más consejos para esta época del año? Puedes a agendar una evaluación sin costo en leddapz@gmail.com o en el +56994994671.

 

Comments


bottom of page