• Equipo La Galería M

Insectos: Cuando sus picaduras nos hacen mal



Hay quienes al sufrir una picadura de insecto solo sienten una pequeña molestia pero para otros es una verdadera complicación ya que son alérgicos a ella. Para quienes las sufren significa tomar una serie de cuidados para enfrentarlas de manera que estas no afecten su calidad de vida.

Cuando una persona es alérgica a las picaduras de insecto, el sistema inmunitario de su organismo, que normalmente lucha contra las infecciones, reacciona de una forma desproporcionada a las proteínas que contiene el veneno de insecto. Y, cuando sufre una picadura de insecto, su cuerpo interpreta que esas proteínas son invasores nocivos.

La reacción alérgica se debe a que el sistema inmunitario reacciona intentando por todos los medios hacer frente al invasor, en la cual el organismo libera una serie de sustancias químicas, como la histamina. La liberación de estas sustancias puede hacer que los afectados presenten algunos de los siguientes síntomas:

•resuello o respiración sibilante ("pitos" al respirar)

  • •dificultad para respirar

  • •tos

  • •ronquera

  • •opresión de garganta

  • •dolor de estómago

  • •vómitos

  • •diarrea

  • •ojos lloros, picor y/o hinchazón ocular

  • •urticaria

  • •granos o ronchas rojas

  • •inflamación

  • •disminución de la tensión arterial, que puede provocar mareos y/o pérdida de la conciencia


Dentro de las recomendaciones a considerar para evitar esta reacción el Centro del Alérgico destaca que:


Si se trata de un niño alérgico, las picaduras de insecto como abejas, avispas chaquetas amarillas, los avispones y las hormigas rojas le pueden ocasionar reacciones graves e incluso, en algunos casos de carácter letal. Eso porque inyectan veneno a través de la piel. La reacción alérgica no suele ocurrir cuando el niño recibe la primera picadura de insecto, sino cuando el niño recibe la segunda picadura o incluso después.

Si a un menor se le ha diagnosticado esto se recomienda mantener a mano un inyectable de adrenalina (o epinefrina) por si presentara una reacción grave. . Considere también la posibilidad de que su hijo lleve una pulsera o brazalete de alerta médica.

Hablar con el pediatra si se cree que puede padecer de alguna alergia y sobre la conveniencia de consultar a un especialista en alergias (inmunólogo o alergólogo) sobre la posibilidad de administrarle inyecciones contra la alergia (inmunoterapia). Estas inyecciones pueden ayudar al cuerpo a reaccionar con menos intensidad al veneno de insecto, reduciéndose así las probabilidades de que la reacción alérgica sea grave.

Si su hijo es lo bastante mayor como para llevar encima el inyectable, no lo debería guardar en su casillero, sino llevarlo en su cartera, bolsa o mochila para tenerlo siempre a mano.

Si el aguijón del insecto permanece adherido a la piel tras el picotazo, utilice la uña. Si extrae el aguijón rápidamente, impedirá la entrada de una mayor cantidad de veneno en el cuerpo. No utilice pinzas porque su uso puede favorecer la entrada de veneno.

Infórmate más: www.centrodelalergico.cl


Av. Las Condes 6815, Santiago


#Salud #Alergias #Alergico #Picaduras #PicadurasAlergicas

© 2023 por Secretos de Armario. Creado con Wix.com