• Equipo La Galería M

Ideas para que el el ruido no afecte nuestra calidad de vida



Este 27 de abril es el Día Internacional de la Conciencia sobre el Ruido y en ese sentido es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para disminuir su impacto en nuestra calidad de vida.


Y esto por que en tiempos de pandemia los problemas de ruido que afectan a las viviendas se hicieron más notorios dado el mayor tiempo presente de sus habitantes y vecinos. De este modo los propietarios pudieron detectar aquellas molestias que afectan el bienestar, alterando el descanso y la concentración, lo que finalmente genera un mayor desgaste físico y emocional.

“La mayor cantidad de reclamos de ruido en viviendas, están asociados a transmisión de sonido a través de entrepisos, como pasos, saltos y caídas de objetos. Otro factor es el ruido de instalaciones y maquinarias, como salas de bombas, descargas sanitarias y ascensores, cuyo funcionamiento rutinario termina por impactar el confort acústico de una vivienda”, sostiene Catalina Avila, jefa de soluciones constructivas de Volcán. La experta en aislación acústica entrega un set de recomendaciones para el diseño de edificaciones nuevas y para mejoramiento de las existentes, de forma de optimizar su comportamiento acústico y mitigar los problemas previamente citados.

Anticipar con el diseño

Lo ideal es que al momento de diseñar una edificación, ya sea habitacional o comercial, se involucre un especialista acústico desde el comienzo, para que este profesional pueda dar sus recomendaciones en la distribución de los recintos y las configuraciones de los divisorios de conforman estos espacios, así como en las instalaciones relacionadas. “El criterio es considerar cuan sensible al ruido es el recinto a proteger y cuan ruidosas son las actividades que se desarrollan en los espacios colindantes. La idea es alejar de recintos sensibles, como dormitorios, zonas que generan niveles de ruido importantes, como son ascensores, descarga de basura, salas de eventos y pasillos”, agrega la experta de Volcán.

· Tabiques. Cada tipología tiene requerimientos distintos. En el caso de los tabiques, se debe privilegiar el uso de doble placa Volcanita de 15 mm por cara, con aislación de lana de vidrio (Ej. Aislanglass) en el interior de la estructura. “Existen formas de incrementar el nivel de aislación considerando configuraciones de doble estructura o estructura en zigzag”, detalla Avila. Además, es esencial tratar con sellos, cualquier tipo de perforación o instalación que afecte la integridad del tabique como son tableros o cajas eléctricas.

· Entrepisos. Hay ciertas medidas que son eficientes solo cuando se consideran desde el diseño, este es el caso de los entrepisos, donde lo ideal es conformar un sistema de losa flotante, la cual está conformada por la losa del edificio, más una capa de panel losa (Ej. Sonoglass Panel Losa) que cubra toda la superficie y retorne por los bordes, para luego instalar una sobrelosa de al menos 50 mm. Esto es importante de considerar, ya que el tipo de piso final (alfombra, piso laminado, cerámica, porcelanato), podría perjudicar significativamente el comportamiento acústico de este divisorio horizontal entre unidades.

· Instalaciones. Se puede considera la instalación de caños premoldeados de lana mineral (Ej. Aislan), para atenuar el ruido que se transmite a través de ductos sanitarios.

Mejoramiento de Edificaciones

Cuando se trata de optimizar viviendas ya existentes, lo primero es detectar cuál es la fuente de ruido y como se transmite (aérea, estructural, impacto, vibraciones, etc). Con esto claro, se pueden diseñan soluciones acordes a la fuente a tratar.

· Divisorios. Por ejemplo, en divisorios de unidades, se puede construir un sistema de sobretabique o trasdosado, instalado independiente de la partición original. Esto se puede construir con estructura de acero galvanizado montada sobre una banda acústica (Ej. Sonoglass Banda Acústica), lana de vidrio (Ej. Aislanglass) o lana mineral y placas de Volcanita XR.

· Reverberación. En recintos como gimnasios o salas de eventos, se puede controlar la reverberación mediante la instalación de un cielo con características de absorción sonora, ya sea con placas Volcanita Acústica Rigitone o paneles Sonoglass.

En Chile existen una serie de normas que permiten evaluar el comportamiento acústico de las edificaciones, y está incluida en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, una exigencia de aislamiento mínimo para divisorios de unidades. “En este día de la concientización contra el ruido, es importante revisar como estamos protegiendo a los usuarios de las viviendas de forma de brindarles un confort adecuado que permita el descanso y la privacidad merecido”, concluye la experta de Volcán. Mas información en www.volcan.cl