top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Columna: Se viene marzo y con ello las mantenciones vehiculares


Por Antonia Biggs, gerente general de ANIR

En los próximos meses, muchos/as compatriotas llevarán sus autos a talleres mecánicos para hacer todos los ajustes necesarios y así pasar invictos/as la revisión técnica y con ello contar con el permiso de circulación. Lo que no hemos internalizado es preguntarnos al momento de cambiar los neumáticos, las baterías y el aceite lubricante usado es ¿qué harán con ellos una vez que yo los entregué?


Detengamos hoy a analizar los aceites lubricantes, estos son productos líquidos compuestos por una mezcla de hidrocarburos derivados en gran medida del petróleo. Este material se usa, principalmente, para disminuir la fricción entre las partes móviles de los motores, para favorecer la disipación de la temperatura entre estas, para inhibir la corrosión y mantener la limpieza.


Ahora bien, una vez utilizados estos aceites se transforman en residuos peligrosos altamente dañinos para los ecosistemas debido a su toxicidad y bioacumulación en seres vivos.

Los Aceites Lubricantes Usados (ALU) adquieren la etiqueta de contaminantes, ya que precisamente durante su utilización se degradan, originando sustancias tóxicas y metales pesados que se producen por la exposición a altas temperaturas y presión dentro de los motores, máquinas y procesos.

El aceite lubricante usado, en el agua, produce una película impermeable que puede asfixiar a ecosistemas completos, ya que 1 litro de aceite lubricante usado puede contaminar - según SIGAUS - un millón de litros de agua. En el aire, si se quema, origina importantes problemas de contaminación emitiendo gases altamente tóxicos; y el vertido es perjudicial en el suelo y las aguas superficiales y subterráneas, afectando gravemente la fertilidad al alterar su actividad biológica y química.

La buena noticia es que existe una amplia variedad de empresas que se hacen cargo los ALU y así también muchos beneficios al ser gestionado de la manera correcta ya que, al igual que muchos materiales, los aceites lubricantes usados también se pueden reprocesar, re-refinar, reciclar y valorizar.


Solo para dimensionar los beneficios: se necesitan 67 litros de petróleo para generar un litro de aceite motor en cambio solo se necesitan 1.6 litros de aceite usado para generar un litro de aceite motor (1).

Los ALU se pueden reprocesar bajo una lógica de valorización energética, es decir un tratamiento físico-químico de descontaminación que facilita su uso como combustible industrial, aprovechando su poder calorífico en centrales térmicas de generación eléctrica, cementeras, papeleras, equipos marinos, etc., evitando con ello la utilización de otros combustibles tradicionales como el fuel óleo.

Cuando hablamos de regenerar o re-refinar significa procesarlo para eliminar el agua, aditivos, metales pesados y otros sedimentos para obtener una base lubricante válida para su reformulación en nuevo aceite lubricante, lo que contribuye a un notable ahorro de materias primas y una ayuda de características magnánimas en el medioambiente, ya que las bases recicladas emiten cuatro veces menos gases de efecto invernadero.


Incluso los residuos derivados del proceso de re-refinamiento pueden ser reciclados para producir otros materiales como betún asfáltico que luego se usa para telas impermeabilizantes o en el asfaltado de carreteras, pinturas, tintas, fertilizantes o arcillas expandidas.


Hoy se valoriza el 58,6% de los aceites lubricantes usados disponibles en el país, por tanto este valor es la meta de reciclaje que se cumple actualmente. Se desconoce la disposición final del 41,4% de este material ya que es usado energéticamente de manera informal o eliminado mediante malas prácticas. Para disminuir esta última cifra todos los actores en la cadena de valor del reciclaje de este material debemos aportar, incluso los/las ciudadanos al momento clave de cambiar el aceite en sus talleres habituales.


Es esencial la recuperación de este material a través de procesos normados, que aseguren la correcta recolección y tratamiento. Los invitamos a conocer más sobre los ALU y los gestores autorizados para manejarlos y valorizarlos en www.anir.cl o al canal de YouTube@ANIR , y no olvidar que como personas somos parte de la cadena de reciclaje por tanto preguntar qué se hará con estos materiales una vez que ustedes los entreguen es un acto válido y consciente.


Comments


bottom of page