top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Cómo prevenir infecciones tras las inundaciones


La lluvia del sistema frontal causó inundaciones en diferentes regiones del centro-sur del país. Waldo Díaz es doctor en Microbiología y académico de la facultad de Ciencias para el Cuidado de la Salud de la Universidad San Sebastián (USS), él analiza que esta situación es preocupante en términos de las infecciones que puedan causarse, ya que las inundaciones conllevan muchas veces el afloramiento de aguas servidas.


“Los microorganismos que pueden emerger durante lluvias prolongadas son más bien variados, es importante indicar que una carga elevada de microorganismos independientemente de la especie en particular pueden provocar problemas en nuestro cuerpo. En particular se debe tener especial cuidado con los microorganismos que habitan en la basura o en aguas de regadío, aguas servidas, o en desbordes de aguas sucias, este tipo de aguas pueden llevar microrganismos relacionados con heces fecales como coliformes y también no coliformes como la Salmonella.”, explica Díaz.


La doctora Loreto Twele, infectóloga pediátrica y académica de Medicina de la USS, explica que las fuertes lluvias pueden igualmente ser causantes de un aumento en los contagios de virus respiratorios, tanto en niños como en adultos. “Respecto al sistema frontal que afecta a la zona centro-sur, podría afectar aún más el aumento de los contagios. Sin lugar a duda, cuando existen bajas temperaturas o lluvias que hacen que la gente en permanezca más hacinada, puede aumentar de esta manera también los contagios entre persona y persona. Por lo tanto, podría haber un aumento también de virus respiratorios secundario a esto”.


También, Twele comenta que era esperable que los casos de contagios de enfermedades respiratorias aumentaran con la vuelta a clases. “Vuelve a haber una convivencia escolar en donde los niños estando sin mascarilla existen más contagios y circulación viral, por lo tanto, secundario de esto, generalmente los hermanos menores también, y los mismos niños escolares se vuelven a infectar. Por lo tanto, en todos los inviernos hay una baja de la circulación viral durante las vacaciones de invierno de los niños y que aumentan levemente posterior a la vuelta de clase”.


La doctora llama a tener las vacunas al día, sobre todo de influenza y COVID-19. Además de ventilar las salas de clases, evitar que niños enfermos vayan a clases y que ante cualquier síntoma respiratorio utilicen mascarilla, como también ser consistente en el lavado de manos.




Comments


bottom of page