• Equipo La Galería M

Alternativas de trekking para llegar Machupicchu


La ciudadela de Machupicchu es un destino requerido entre los turistas pero durante el 2020 estuvo cerrado casi ocho meses. Afortunadamente hoy ha ampliado su aforo a 3.500 personas por día, volviendo a la capacidad de recepción de visitantes del 2019. Y una de las alternativas para conocer mejor el lugar es a través de diferentes rutas de trekking para arribar al concurrido complejo arqueológico.


Las alternativas son:

Camino del Inca: Es el preferido de los viajeros y comprende un recorrido de 40 kilómetros, que toma un máximo de cuatro días. Se inicia en Piscacucho, en el kilómetro 82 de la vía férrea que conduce a Machupicchu, y continúa por las localidades de Wayllabamba, Pacaymallo y Wiñaywuayna.


El trayecto combina climas diversos, paisajes montañosos y vestigios incas, para luego descender en la Amazonía peruana, y en la ruta puedes visitar los complejos arqueológicos de Patallacta, Wiñaywayna, Runkurakay y Sayaqmarca. Uno de los hits del paseo es llegar al alba para ver el amanecer desde el Inti Punku o “Puerta del Sol”.


Para aquellos que no disponen de mucho tiempo, pero no quieren perderse el camino inca, existe una ruta que solo toma mediodía, este recorrido sin lugar a dudas hará que su llegada a Machupicchu sea aún más especial.


Esta caminata es tan preciada, que debe ser solicitada con una anticipación de entre cinco y ocho meses.


Salkantay Trek: La famosa revista National Geographic Adventure la incluyó entre las 25 mejores rutas de trekking del mundo. Es un recorrido de 60 kilómetros, que toma un total de cinco días y cuatro noches, y que se inicia en la localidad de Mollepata, pasando por el campamento de Soraypampa y el pueblo de Aguas Calientes.


En el trayecto verás imponentes glaciares, lagunas como la Humantay y frondosa vegetación. El principal atractivo es la impresionante vista que tendrás desde las mismísimas faldas del nevado Salkantay, así como el cambio del paisaje mientras se recorre el camino de picos nevados hasta divisar las majestuosas montañas de la selva alta cubiertas por un manto verde tupido que encubren la ciudadela de Machupicchu.


A diferencia del Camino del Inca, no requiere permiso especial ni reservas, sin embargo, lo recomendable es ir con un guía local, quien trazará el camino para tener un viaje sin sobresaltos.


Lares Trek: Es la ruta ideal para quienes se están iniciando en el trekking, ya que es más corta, con 32 kilómetros. Tiene una duración de cuatro días y comprende los pueblos de Lares, Patacancha, Pallata, Pumamamarca, Ollantaytambo y Aguas Calientes.

Este camino no incluye vestigios incas, pero sí ofrece la oportunidad de atravesar el Valle Sagrado y visitar poblados locales y compartir con sus habitantes. Sin ser tan desafiante, es la más recomendada para disfrutar el aire libre y los paisajes.


Además, puede combinar caminatas con otras actividades, como bicicleta, kayaking y cabalgatas.


Inca Jungle: A diferencia de la anterior, es por lejos la más desafiante, pues comprende cuatro días donde se mezclan distintas actividades de turismo aventura. Vale la pena advertir que requiere de una importante exigencia física.


El recorrido se inicia en el pueblo de Ollantaytambo y sigue con una caminata de dos horas por el paso Abra Málaga, a 4.330 metros sobre el nivel del mar. Luego, hay un descenso en bicicleta de más de 20 kilómetros para llegar a la localidad de Santa María.

Al día siguiente pasas al agua, para hacer rafting a toda velocidad por el río Vilcanota. El trayecto continúa practicando tirolesa para disfrutar el paisaje desde las alturas y, tras una parada previa para pasar la noche en Aguas Calientes, termina con un trekking de tres horas para llegar a Machupicchu.


#Viajes #Escapada #Turismo #Vacaciones #Perú #Destinos