top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Aerolínea reduce emisiones por asiento en 30% respecto a la generación anterior


El 24 de octubre pasado se conmemoró el Día Internacional contra el Cambio Climático, relevando el compromiso de diversos sectores por avanzar hacia metas de carbono neutralidad. En el caso de la industria aérea, la meta es alcanzar las cero emisiones netas para el 2050.


Para SKY Airline, el segundo operador del mercado chileno con más de 42 destinos y 9 países dentro de su oferta, el recambio tecnológico de su flota se erige como como su principal aliado para la gestión ambiental.


La aerolínea se posiciona como la única en la región con una flota compuesta al 100% por aviones con tecnología NEO, que disminuye en aproximadamente 30% las emisiones por asiento y en 50% la contaminación acústica. Actualmente la compañía -además- tiene la flota más nueva de la región, con una edad promedio de 2.8 años.


“Como aerolínea low cost, creemos que nuestra misión es brindar un servicio de transporte rápido y seguro en países donde existen geografías muy complejas, de forma sostenible. Si bien existen diferentes formas de llegar a la carbono neutralidad, estamos convencidos de que el camino debe partir por utilizar la tecnología como aliada. Nuestro primer gran paso fue convertirnos en la primera línea aérea en la región en migrar el 100% de nuestra flota a la tecnología NEO y muy pronto incorporaremos un nuevo modelo A321XLR, con una mayor autonomía de vuelo, reduciendo aún más el consumo de combustible por asiento” señala Mayra Kohler, gerenta de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad.


Gracias al proceso de modernización de flota, SKY ha podido reducir la intensidad de sus emisiones, al tiempo que garantiza un viaje seguro y cómodo para los pasajeros.


Además de esto, la aerolínea viene concentrándose en la optimización de rutas, apoyada de modelos de inteligencia artificial. Gracias a ellos logra una correcta planificación previa del tráfico aéreo para evitar el tiempo de espera al aire, aminorando el impacto al medio ambiente. En los últimos 12 meses, alcanzó una reducción de 16.000 toneladas de CO2, equivalente a las emisiones de 1.450 vuelos desde Santiago a Antofagasta o 1.600 vuelos desde Santiago hasta Puerto Montt.


De cara al futuro, el uso de combustibles sostenibles de aviación (SAF) se posiciona como otro gran soporte para el rubro. Según IATA, estos contribuirán en más de un 80% a la reducción de emisiones y representarán alrededor del 65% de la reducción de emisiones necesarias para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050. En este sentido, el sector viene desarrollando reuniones periódicas con las autoridades para promover un marco normativo por el que se generen las condiciones de mercado para poder acceder a este tipo de combustibles en países como Chile.


De esta manera, la industria aeronáutica continúa avanzando hacia un futuro más sostenible de la mano de los avances tecnológicos. SKY Airline, por su parte, reafirma su compromiso con el medio ambiente y su responsabilidad hacia las futuras generaciones al seguir apostando por flotas de última generación, optimización de rutas y la promoción de prácticas de eficiencia energética.


Comments


bottom of page