top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Aceites lubricantes usados: Nocivos para la salud


Estamos en las fechas en que los automovilistas realizan más mantenciones en lo vehículos, que en muchos casos contempla el cambio de aceite, revisar motor, ruedas y sistemas eléctricos, todo con el propósito de llegar en regla al pago de los respectivos permisos de circulación en marzo, pero ¿realmente conocemos las implicancias ambientales que significan una disposición inapropiada de los aceites lubricantes usados que habitualmente cambiamos en los talleres? Los Aceites Lubricantes Usados o ALU son tipificados como un Producto Prioritario por la Ley de Reciclaje (o “Ley REP”) y además, se clasifican como un residuo peligroso que puede presentar la característica de toxicidad crónica, sean procedentes de vehículos o maquinaria industrial. Los ALU son residuos contaminantes, ya que precisamente durante su utilización se degradan, originando sustancias tóxicas y metales pesados que se producen por la exposición a altas temperaturas y presión dentro de los motores, máquinas y procesos.


En Chile, más del 40% de los aceites lubricantes usados no llegan a destinos autorizados - según las últimas cifras entregadas por la Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (ANIR)- produciendo daños irreversibles en diversos organismos, y el medio ambiente en general, sumado a que su quema no regulada genera gases de efecto invernadero que aportan al calentamiento global y gases tóxicos agudos que generan afectación inmediata a la salud de las personas cercanas.


¿Pero cuáles son las consecuencias de una mala disposición de Aceites Lubricantes Usados? El aceite lubricante usado, en el agua, produce una película impermeable que puede asfixiar a ecosistemas completos, ya que 1 litro de aceite lubricante usado puede contaminar 1.000.000 de litros de agua permaneciendo en ella entre 10 a 15 años. En el aire, si se quema, origina importantes problemas de contaminación emitiendo gases altamente tóxicos; y el vertido es perjudicial en el suelo y las aguas superficiales y subterráneas, afectando gravemente la fertilidad del suelo al alterar su actividad biológica y química.


Pero ¿cuáles son los beneficios de ser gestionado de la manera correcta? Como muchos de los materiales existentes en el planeta, los aceites lubricantes usados también se pueden reciclar y valorizar, generando múltiples beneficios como:


Regeneración o re-refinación: Es decir, procesarlo para eliminar el agua, aditivos, metales pesados y otros sedimentos para obtener una base lubricante válida para su reformulación en nuevo aceite lubricante, lo que contribuye a un notable ahorro de materias primas y una ayuda de características magnánimas en el medioambiente, ya que las bases recicladas emiten cuatro veces menos gases de efecto invernadero, respecto a la obtenidas mediante la refinación de petróleo.


Valorización energética: Tratamiento físico-químico de descontaminación que facilita su uso como combustible para hornos y calderas industriales, aprovechando su poder calorífico en centrales térmicas de generación eléctrica, cementeras, papeleras, equipos marinos, etc., evitando con ello la utilización de otros combustibles tradicionales como el fuel oil.


Reciclado: Otra de las posibilidades es que se somete a un reciclado material, siendo válido para producir otros materiales como betún asfáltico que luego se usa para telas impermeabilizantes o en el asfaltado de carreteras, pinturas, tintas, fertilizantes o arcillas expandidas.


Ante lo expuesto, una buena manera de evitar los daños de este residuo, es la recuperación a través de procesos normados, que aseguren la correcta recolección y tratamiento.


¿Quieres saber más de este material y los gestores autorizados para manejarlos y valorizarlos? Ingresa a www.anir.cl o al canal de YouTube @ANIR

Comments


bottom of page