• Equipo La Galería M

Vehículos: Protégelos de los efectos del ambiente

Actualizado: 18 feb


Importa que se vean limpios pero la idea es que también estén protegidos y aunque no todos los vehículos cuentan con un estacionamiento techado que los proteja del clima, que sería lo ideal, hay que tomar algunas precauciones para evitar que se dañe al aire libre.


En invierno son las lluvias y el frío, en otoño la caída de hojas, en primavera es el polen y semillas y en verano es la exposición a un calor intenso lo que pone a prueba la resistencia del vehículo. Y es que pasar largas horas al sol debilita la pintura, ya que la radiación ultravioleta penetra la capa de barniz exterior, incrementando el desgaste que resulta en un color desteñido e irregular, y más aún si al calor se le suma la brisa marina, que además oxida el metal que queda desprotegido.


Por eso, al igual que la piel, se debe proteger al auto con acciones preventivas que detengan o retrasen el daño del sol. “Una rutina de cuidado básico del auto consiste en estacionarlo a la sombra -siempre que sea posible-, lavado frecuente y encerado”, explica Manuel Cadenas, Jefe de Repuestos y experto en la línea Car Care Premium de Enex Lubricantes. Pero, así como con el cuidado de la piel no es lo mismo utilizar bronceador que bloqueador solar con FPS +50, es importante saber qué tipo de producto utilizar para lavar y encerar el vehículo.


Hay muchos mitos en torno al lavado de autos, como solo usar agua o champú neutro, pero lo cierto es que los autos se deben lavar con champú para autos. El Shell Premium Car Shampoo está formulado especialmente para entregar un acabado brillante y una capa protectora gracias a la combinación de cera de carnauba y cera de abejas. “Este champú es adecuado para autos, motocicletas, camionetas, camiones, autobuses e incluso embarcaciones”, destaca el experto, quien agrega que es importante primero mojar el auto con abundante agua, remover la tierra y barro superficial antes de aplicar el jabón. “Se deben diluir 100 ml del producto en un balde con 5 litros de agua y revolver hasta lograr una mezcla uniforme. Empapar una esponja suave, apretar hasta lograr abundante espuma y aplicar sobre la carrocería. Luego se enjuaga y se seca con un paño limpio de microfibra”, detalla el especialista en cuidado automotriz, puntualizando la importancia de proteger las manos o lavarlas inmediatamente luego de utilizar el champú.


Si bien todo depende de la rutina de uso del vehículo y de los elementos corrosivos a los que está expuesto -sol intenso, agua de mar, lluvias, barro, etc.-, lo recomendable es repetir esta rutina de lavado cada 15 días. “La lluvia no es un ‘lavado natural’ del auto. Un auto limpio y encerado sobrevive mejor la lluvia que uno sucio”, recalca.