top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Piso pélvico debilitado: Consejos para su prevención y recuperación


Sin duda, más de alguna vez has escuchado a alguien hablar del piso pélvico y cómo éste puede afectar la vida de las mujeres. Sin embargo, aún existen muchas dudas sobre cuál es su función, por qué puede presentar problemas y cómo prevenir estas disfunciones. Incluso, según las estadísticas se estima que entre el 25% y 50% de las mujeres, a nivel mundial, sufrirá de alguna alteración del suelo pélvico durante su vida.

 

Entre las principales causas que pueden generar un debilitamiento del suelo pélvico están los embarazos y partos, tabaquismo y enfermedades respiratorias crónicas, como el asma y alergias, cirugías pélvicas, sobrepeso u obesidad, menopausia y estreñimiento. “Lo que tienen- casi todas- estas causas en común es la presión constante que se genera sobre el suelo pélvico. Piensa en la clásica canción infantil de los elefantes que se balanceaban sobre la tela de una araña. Al principio, la telaraña resiste a los elefantes, pero llega un punto en donde el peso de un bebé por 9 meses o la tos que has tenido desde la infancia, debilita esta tela de araña figurativa”, explica Estefanía Noguera, kinesióloga especialista en piso pélvico de Clínica Talus.

Una de las señales más reveladora de que una persona puede tener un piso pélvico con problemas es la incontinencia urinaria, es decir, cualquier escape de orina, aunque sea unas gotas, debido a cualquier motivo, es razón suficiente para solicitar una evaluación de piso pélvico. Sin embargo, ese no es el único inconveniente que puede presentar el paciente, sino también, dolor de coxis, estreñimiento (dificultad para evacuar las heces) y el dolor pélvico general.

¿Cómo prevenir su debilitamiento y recuperar el piso pélvico? 

Estefanía Noguera, kinesióloga especialista en piso pélvico de Clínica Talus, comenta que “si bien el suelo pélvico, en general, funciona de forma automática e independiente, también es una musculatura que podemos controlar voluntariamente. Es importante tener consciencia de ello, porque todos los días lo usamos en una o todas sus funciones. Así como a uno lo alientan a hacer ejercicio para mantener un cuerpo saludable, fuerte y flexible, lo mismo se traduce al suelo pélvico ya que, con la edad y otros eventos de la vida, éste va perdiendo su fuerza”.

Si bien la Kinesiología de Piso Pélvico es una especialidad poco conocida que de a poco ha ido ganando reconocimiento, su principal objetivo es tratar los problemas asociados tanto a los músculos del suelo pélvico, como a la función urinaria, defecatoria y sexual. “Esto se puede hacer, por ejemplo, a través de un dispositivo llamado Biofeedback que nos permite evaluar el estado funcional en tiempo real de la musculatura del suelo pélvico del paciente. Y esta misma herramienta se utiliza para trabajar la musculatura, ya que se pueden hacer ejercicios de piso pélvico mientras el especialista observa en una pantalla grande si el paciente lo está haciendo bien”, señala la especialista de Clínica Talus, quien además entrega cuatro consejos esenciales para prevenir problemas en esta zona del cuerpo humano:

1.- ¡Escucha a tu vejiga! Anda al baño cuando tengas ganas, sin aguantar mucho y evitando ir por si acaso.

2.- Siempre siéntate para orinar y no hagas fuerza para vaciar la vejiga.

 

3.- Utiliza un piso debajo de los pies para defecar y evita quedarte mucho tiempo sentado en el WC.

 

4.- ¡Haz tus ejercicios de kegel! Lo más importante en este caso es, primero aprender a hacer una buena contracción de suelo pélvico y saber cómo armar una buena rutina de ejercicio. Para eso debes asistir con una profesional especialista en el área.

¡Cuida tu piso pélvico, evalúalo y olvídate de la incontinencia urinaria y todos los problemas que su mal funcionamiento pueden generar!

Más información en www.clinicatalus.cl y @clinica_talus

 

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page