• Equipo La Galería M

Oídos: Pueden verse afectados con un resfrío


Sensibles a las bajas temperaturas y al daño que producen los virus los oídos son una zona delicada que debemos cuidar especialmente durante esta época. Eso porque los cambios y la exposición al frío afectan a varias partes de nuestro cuerpo incluido el oído.

Tal como señala Gloria Sanguinetti, fonoaudióloga de los centros auditivos GAES, hay que cuidar los oídos porque se suele dar que enfermedades como la influenza o faringitis se puede sumar una otitis.

La fonoaudióloga explica que el oído se encuentra conectado con la garganta mediante un tubito llamado Trompa de Eustaquio, que tiene como función mantener la presión dentro del oído así como de mantenerlo seco permitiendo el flujo de líquido del oído a la garganta. “Cuando tenemos influenza o un resfriado, la Trompa de Eustaquio puede llegar a inflamarse o llenarse de secreción por lo que no podrá realizar adecuadamente su función y en el oído medio comenzará también a acumularse moco o líquido. Si esto sucede, las personas pueden sentir que tienen el oído tapado y hay una sensación de congestión nasal así como una posible disminución en la audición”.

El líquido al interior del oído puede infectarse e “incluso la infección puede crecer tanto que busca una salida en forma de pus a través del tímpano. Esto es a lo que se le conoce perforación del tímpano y el riesgo de una posible pérdida auditiva es más alto” afirma Gloria Sanguinetti.

Durante la infección de oído, en algunas personas puede haber una disminución auditiva importante pero si se trata a tiempo no quedan molestias. Sin embargo en algunos casos cuando no se tratan adecuadamente las infecciones se pueden volver crónicas y ser causa de pérdida auditiva de manera permanente. Visitar un médico si la enfermedad persiste o realizar un chequeo (GAES los hace en forma gratuita) es una forma de evitarlo.


Cinco consejos para evitar que los oídos sufran:


- Tanto la higiene como el secado de los oídos debe realizarse solo en la parte de la oreja o pabellón auricular con toalla. Por ningún motivo hay que introducir cotonitos porque pueden generar un daño severo.

- Para evitar una otitis lo más eficaz es evitar la entrada de aire frío a la nariz y la boca, ya que son los conductos de entrada más habituales de los gérmenes. También evitar la exposición al humo del cigarrillo porque favorece los procesos inflamatorios del aparato respiratorio.

- Si tiene niños, evite los cambios bruscos de temperatura. También es conveniente ventilar bien la casa, especialmente las habitaciones donde pasamos más horas, como los dormitorios.

- No exponer a los niños a lugares muy concurridos donde puede haber proliferación de gérmenes como los centros comerciales.

- Elegir una dieta que ayude a fortalecer las defensas: la vitamina B12, presente en la leche, huevos y carne roja, tiene efectos positivos en la salud auditiva.


#Oídos #Audicion #Sordera #Influenza #Flu #Gripe #InfecciónAuditiva #SaludAuditiva #OídosSanos