• Equipo La Galería M

Lucas Cervetti: Música para el alma

Actualizado: 17 de sep de 2019


Para algunas personas la música es una gran compañera pero para Lucas Cervetti, músico y cantautor argentino es mucho más. Es un vehículo para tocar el alma y ayudar a crecer. Su música busca tocar profundo y suele utilizarse en meditaciones, clases de yoga, lectura e incluso en salas de operaciones. Además de tocar varios instrumentos Lucas escribió el libro La luz de la conciencia en el que muestra una forma de conectarse con el interior y encontrar el camino de la evolución.

Lucas, persona de trato amable y cálido, estuvo en nuestro país en una corta visita como parte de la gira que lo llevó a diferentes países del continente. El objetivo: Compartir sus experiencias. Fue durante su paso por Chile cuando tuvimos la oportunidad en que pudimos conversar con él


¿Qué tiene la música que haces que ayuda a evolucionar?

La música que hago no la considero dentro del rubro entretenimiento. Es música dedicada a la introspección y contemplación, a mirar hacia adentro a preguntarse por qué hago lo que hago, para analizarnos y a comprender qué es lo que nos mueve.


¿Qué la hace distinta de otras? En general la música tiene tres pilares: ritmo, melodía y armonía tenemos por un lado la composición que no da lo mismo tocar ciertos acordes que otros y yo uso ciertos acordes para entrar a lugares nuevos de uno. Por ejemplo cuando se escucha música clásica generalmente dice no me gusta no es que no te guste es que es siempre nueva, usa recursos que no escuchaste. Nos pasa lo mismo que le pasa a un niño cuando le dan a probar algo nuevo y dice no me gusta. Por un lado está la composición que utilizo ciertos acordes a los que no estamos acostumbrados a que la música entre, porque somos vibración. El sonido literalmente mueve todo lo que hay, nuestras células empiezan a moverse al unísono a la nota. La que hago es una música muy lenta y entra en lugares nuevos de uno. Esto hago de forma muy cuidada porque no quiero que produzca rechazo.


¿Solo eso?

También está la afinación. Toda la música que escuchamos hoy día está hecha en 450 hertzios y yo afino en 432 hertzios (hertzios medida desarrollada para medir la vibración) que es lo que decía Pitágoras, que fue el primero en descubrir las doce notas que usamos hoy.


¿Y esa afinación toca alguna fibra emocional?

Hay un experimento que es muy simple que lo demuestra. Hay una especie de lámina de metal que se hace vibrar con un parlante abajo que se afina en 440 hertzios y se le tira sal encima y la sal por la vibración se reagrupa y se forma una imagen geométrica. Aparece la geometría del sonido que cambia según la nota. Si es un La se forma una estrella y sus puntas quedan inconclusas o las líneas rectas. Si la desparramas y la haces vibrar en 432 hz no hay ni un gramo de sal que quede fuera de las líneas de la estrella, los vértices quedan perfectos. Y para qué esto, yo hablo de que como creamos la realidad es a través de las emociones. Cuando una emoción nace busca ser expresada, no podemos decidir cuándo va a nacer o no, vivimos una experiencia y nace una emoción. Lo único que podemos hacer los humanos es aprender a encauzarla.


¿Tú música provoca emociones?

Mueve las que están dentro. Cuando una emoción nace busca ser expresada sino lo hago se expresa por dentro y se estanca.


¿Y eso tiene que ver con las enfermedades?

La causa de todas las enfermedades es emocional y en la medida que la ciencia va avanzando y va expandiendo su conciencia se va dando cuenta de esto. Si no expreso la emoción esta se expresa por dentro y se estanca y cuando esto ocurre pasa a ser una especie de imán que empieza a atraer a mi vida personas, situaciones, contextos y enfermedades. Esto para mostrarme que hay una o más emociones que están buscando ser expresadas, pero pueden quedar ocultas en el fondo de mi sótano emocional. Y cada vez que quiera ser feliz me van a joder la vida.


¿En esto cual sería el papel de la música?

Cuando una persona escucha una afinada en 432 hz todo lo que sucede es que todos nuestras células se empiezan a poner en equilibrio y cuando nuestros sistemas, lo que otros llaman chakras y demás, las emociones vuelven a circular por el organismo y da la posibilidad que estés en tu casa cortando un tomate y te caída una ficha y digas ese trabajo que realizo ya no lo estoy disfrutando. No hace falta que dentro de dos años te enfermes o te echen del trabajo y te desplomen la autoestima y te des cuenta que no estás disfrutando más de tu trabajo.


¿Entonces planteas que en la medida que estés más conectado con tus emociones y se manifiesten vives en mayor armonía?

Cien por ciento. Siempre hago la distinción entre dolor y sufrimiento, el primero es causado por una situación nueva que llega a la vida y si yo lo trabajo y lo sano crezco y evoluciono. Si yo a ese dolor lo meto debajo de la alfombre y lo esquivo cada vez que quiera ser feliz ese dolor, como una especie de cuchillo, va a revolver en la herida del pasado. Y así está la gente, creyendo que está feliz y tomando una pastilla para dormir porque no puede hacerlo, ese es sufrimiento, el dolor del pasado no trabajado ni reconocido. Esta música lo que hace es llevarte a encontrarte con esas emociones desde un lugar amoroso no desde un lugar donde te atropelle un auto, te rompas la pierna y te quedes un año en cama para darte cuenta de lo que no está bien. Cuando uno realiza un proceso introspectivo con esta música u otra cosa como hacer yoga, reiki, entre otros, lo logras. Hay tantos caminos como personas hay que encontrar el que más lo ayuda a estar bien.


www.lucascervetti.com


#Musico #NewAge #Evolucion #Crecer #MusicaParaCrecer #LucasCervetti