top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Estar enamorado reduce la depresión y la ansiedad



Realmente el amor a primavera vista sí existe cuando conocemos a una persona. La vemos y nos atrae, junto con ello podemos experimentar otras sensaciones como palpitaciones, taquicardia, sudoración de manos o “mariposas en el estómago”. En este punto comienzan a suceder muchas cosas buenas, física y mentalmente.


Expertos sostienen que el amor aumenta los niveles de dopamina, oxitocina y norepirefrina, hormonas relacionadas con sentimientos de felicidad y bienestar. Además, baja los niveles de cortisol, la que es conocida como “la hormona del estrés”, mejorando la salud cardiovascular. Adicionalmente, aumenta nuestra autoestima y nuestra mente nos invita a cuidarnos y querernos más.


Para Viviana Daza, sicóloga de la Clínica NúcleoSalud, cuando somos conscientes de que amamos a otra persona, sentimos que tenemos motivos para pasarlo bien en la vida. La mente humana funciona de manera adecuada cuando estamos enamorados, ya que las endorfinas se disparan y permiten que todo fluya y se potencialice”.


De acuerdo a un artículo del The Washington Post, referenciado por Banner Health y titulado “Health benefits of falling and staying in love” (Los beneficios de estar enamorado en la salud), “investigadores de la Carnegie Mellon University encontraron que los individuos que experimentaron emociones positivas, del tipo que surgen como consecuencia de estar en una relación feliz, eran más resistentes a los resfríos normales que aquellos que se sentían ansiosos, hostiles o deprimidos.


Sìntomas habituales del enamoramiento

Euforia cuando piensas en el ser amado: ntre los distintos hallazgos científicos está el que relaciona el amor con el sistema de recompensa límbico. Todo se traduce en la dopamina, un neurotransmisor que nos ayuda a sentirnos bien. La parte del cerebro que crea dopamina se activa de forma muy pronunciada cuando pensamos en la otra persona.

No puedes dejar de pensar en el otro, quitártelo de la cabeza: esta vez el responsable es otro neurotransmisor, la serotonina. Se trata de un regulador del estado de ánimo cuya presencia nos ayuda a sentirnos estables. Pero cuando estamos enamorados, los niveles de serotonina disminuyen de forma drástica y el resultado es que nuestro cerebro “enloquece” un poco. La frase “el amor es ciego” tiene su razòn de sr, porque tendemos a idealizar a nuestra pareja y solo vemos las cosas que queremos ver en las primeras etapas de la relación.


También está demostrado que estar enamorado puede influir en nuestro bienestar emocional. Según un estudio publicado en el Centro Nacional de Información Biotecnológica de EE.UU. (NCBI), las relaciones románticas juegan un papel indiscutible en el bienestar, tanto de los adolescentes como de los adultos enamorados. La salud emocional y física a menudo van de la mano en lo que respecta a las repercusiones del amor.

Cuando se está enamorado pueden generar más energía y generosidad y menos estrés. Además, estar enamorado también implica tener a alguien que comparta preocupaciones y miedos, lo cual puede disminuir la carga mental y física, aliviando los sentimientos de responsabilidad y presión.


Y ¿qué es lo que se enamora, el cerebro o el corazón? Se sabe que nuestro cerebro y nuestro corazón tienen una estrecha relación. Cuando nos enfrentamos a una amenaza, por ejemplo, nuestro corazón se acelera, aunque es nuestro cerebro el responsable de poner en marcha el sistema de supervivencia.

Comments


bottom of page