• Equipo La Galería M

Electrodomésticos: Estudio refleja como apoya su tecnología en las tareas del hogar



Prácticas, costumbres y opiniones sobre tendencias en el uso de electrodomésticos y rutinas dentro del hogar fue lo que trataron de descubrir en un reciente estudio Fieldwork Consultores junto a Samsung. Los datos obtenidos reflejan algunos cambios según rango etario y el rol que la tecnología cumple.

Según el estudio, existe un cambio significativo en el comportamiento y las rutinas de las personas en los últimos años. Específicamente, se puede apreciar que los jóvenes al comenzar a vivir de forma independiente más del 80% de los entrevistados comenzó a hacer una de las tres actividades domésticas principales. Si vamos al desglose, un 91% dijo que empezó a hacer aseo, un 88% a cocinar y 82% a lavar la ropa.

Entre estos hallazgos, destacan que hacer aseo y cocinar son las actividades que implican más frecuencia semanal y que esto aumenta su periodicidad cuando se mira a las personas mayores de 40 años. No obstante, el escenario cambia cuando hablamos de lavar la ropa, allí los jóvenes lo hacen con mejor periodicidad. Algo que habla de prioridades y organizaciones diferenciadas y también explica por qué mercados como el de lavadoras han profundizado su oferta ofreciendo ciclos de lavado diferenciados y funciones para mejores resultados, por ejemplo, o profundizando en el uso de IA (Inteligencia Artificial).

“Este año lanzamos la campaña “Mi Casa, Mis Reglas” entendiendo las rutinas y pautas domésticas de todos los segmentos de consumidores para dar a conocer que tenemos productos para todas las preferencias. Samsung facilita la vida del hogar con productos que van más allá, por ejemplo, como aspiradoras robot y lavadoras que pueden funcionar de forma remota con la aplicación SmartThings” dice Luis Fabio, Director de Línea Blanca en Samsung Chile.

Si vamos al detalle de lo que arrojó el estudio, un 49% de los entrevistados dijo hacer aseo seis días o más a la semana, opción mayoritariamente escogida por mujeres (53%), encuestados entre 45 y 55 años (57%) y familias en formación (51%). La mayoría de los jóvenes sondeados también escogió esta opción. Del total general de respuestas solo un 12% y un 2% del total contestó que lo hacía una vez a la semana o en ocasiones de necesidad, respectivamente.

En cuanto a preparar comida, por un amplio margen versus las otras respuestas, un 76% de las personas dijo cocinar prácticamente todos los días. ¿Quiénes respondieron más esto? Mujeres y familias con hijos. En el rango de 25 a 34 años, un 72% señaló lo mismo.

Si hablamos de lavado, la periodicidad cambia versus a las otras dos labores anteriores. Un 29% de los entrevistados dijo lavar su ropa una vez por semana. La preferencia fue mayor en el caso de hombres versus la respuesta de mujeres. Fueron los jóvenes los que señalaron más esta opción junto con las personas solteras y las parejas sin hijos (los llamados DINKS) versus los otros ciclos de vida.

Conectando tecnología y necesidad

Dentro de las “reglas” que establecen las personas para incorporar electrodomésticos en su hogar es que estos respondan a ciertas características, las que ponen a prueba su innovación. Algo que termina por empujar también la renovación, en caso de ya tener ciertos aparatos.

Las características más valoradas corresponden a que sean equipos de consumo energético eficiente. Y también, otra necesidad, que va de la mano con habitar cómodamente un espacio, es el tamaño de estos artefactos para que calcen con el espacio disponible y destinado para ellos en las viviendas. Esto marca el 89% y el 86% de las preferencias, incluso, sin siquiera distinguir por edades.

Profundizando en el tema del tamaño y la distribución del espacio. Al preguntarles a las personas el por qué no adquieren ciertos productos. La alternativa, “No tengo espacio”, es protagónica.

Al considerar que el diseño y la customización se volvieron importantes. Los resultados que arroja esta medición es la gran valoración que se le da al hecho de que los electrodomésticos puedan ser personalizables. Escoger productos que encajen con el estilo de vida, e incluso que puedan armonizar con la decoración de los espacios es una preferencia que se considera importante tanto para hombres como mujeres y que se dispara especialmente en aquellos hogares que están en formación (50%).