• Equipo La Galería M

El sol también nos puede causar alergias


Conocidos son los beneficios del sol como que nos produce bienestar y ayuda en la producción de vitamina D. También sus efectos negativos, como el daño que produce en la piel la exposición excesiva o sin protecciones a los rayos UV pero uno menos conocido es que también puede causar lo que comúnmente se llama alergia solar.

Esto agrupa a síntomas derivados de diversas enfermedades dermatológicas y que tienen en común la reacción de la piel ante el sol. Para entender mejor de qué se trata cada una los especialistas del Centro del Alérgico nos entregan algunos tips.


Erupción polimórfica lumínica (EPL): Es la enfermedad más frecuente dentro de las que son denominadas como alergia al sol y se da fundamentalmente en mujeres jóvenes, ya que tiene relación con factores hormonales. Puede sufrirse en primavera o en la primera época del verano, siendo más rara en el mes de agosto. “Cuando se produce un brote salen bultitos pequeños y pápulas, normalmente en la cara y el escote y, a veces, en el dorso de los brazos y los pies (si se llevan sandalias)”, señala el dermatólogo Ramón Grimalt. La erupción surgiría a las pocas horas de tomar el sol.

Para prevenir recomienda el uso de cremas solares y la protección por vía oral. “Se trata de suplementos alimenticios que proporcionan un plus de protección solar. Derivan de los betacarotenos y modifican la capacidad de la persona de frenar la radiación. Provocan cambios en la pigmentación de la piel, aumentan la capacidad de los melanocitos para absorber la luz y evitan que el sol acceda y genere la alergia al sol”, explica.

Tratamiento: Corticoides o antihistamínicos vía oral.

Urticaria solar: Se presenta con menos frecuencia que la anterior y según detalla Grimalt: “Se caracteriza por que salen habones más grandes (parecidos a la picadura de insecto), pero no necesariamente situados en la zona del escote o cara. Tampoco es exclusiva de mujeres y no tiene una estacionalidad tan clara, de tal manera que también puede verse en julio y agosto”. La erupción aparece a los minutos de la exposición.

Tratamiento: Antihistamínicos vía oral.


Prurigo actínico: No se considera tanto de tipo alérgico. Lo sufren personas de edad más avanzada, que reaccionan de forma exagerada a la radiación solar. Los síntomas en este caso incluyen el engrosamiento piel.


Porfiria: Es la sensibilidad exagerada de la piel. Es muy rara y la padecen pocas personas. Las personas que lo sufren no pueden salir durante el día porque el sol les provoca ampollas en la piel. “Tienen que vivir escondidos y salir de noche”, explica el inmunólogo y Director Médico del Centro del Alérgico, Dr. Pedro Mardones.


www.centrodelalergico.cl

Av. Las Condes 6815, Las Condes


#Salud #Alergia #AlergiaAlSol #RayosUV #CentroDelAlergico #Sol