top of page
  • Foto del escritorEquipo La Galería M

Dos de cada 100 mujeres sufren un embarazo ectópico


Cuando se busca un embarazo aparecen varias dudas y temores; una de ellas es la posibilidad de enfrentar un embarazo ectópico o tubárico, situación que ocurre con más frecuencia de lo que pensamos; tanto la ONU como la Unicef sitúan su prevalencia entre los 26 y 30 años, aunque puede ocurrir en cualquier momento de la edad fértil de la mujer.

el embarazo ectópico (EE) se define como la implantación del embarazo fuera de la cavidad endometrial. Trompas, ovarios, cuello uterino, cicatriz de cesárea o cavidad abdominal.

Un embarazo ectópico sitúa en un escenario complejo, no compatible con el desarrollo y supervivencia del embrión y que, de enfrentarse tardíamente, pone en riesgo la vida de la madre.

Se debe tener claridad que ninguno de los casos descritos tendrá un final satisfactorio. Según explica el doctor Rodrigo Carvajal, especialista en reproducción asistida de IVI Santiago, “esto se debe a que las áreas antes mencionadas carecen tanto de espacio como del tejido nutricional requerido para que el feto se desarrolle correctamente. De hecho, conforme avanza la gestación, los órganos pueden colapsar provocando hemorragias internas en la paciente y en el bebé, poniendo en riesgo su vida”.

Síntomas que encienden las alarmas

El EE se produce durante el primer trimestre de la gestación, y dolor pélvico muy intenso, metrorragia (pérdida de sangre diferente a una menstruación), atraso menstrual y dolor de hombro derecho (omalgia), son los primeros signos de alerta.

También se sabe que las manifestaciones clínicas más frecuentes se presentan entre las 6 y 8 semanas después de tener la última menstruación, por lo que es importante consultar al especialista si se presenta alguno de estos síntomas; los pasos a seguir son realizar una ecografía transvaginal y medir los niveles sanguíneos de gonadotropina coriónica humana (hormona del embarazo), con lo cual se puede hacer un diagnóstico precoz y evitar complicaciones como la rotura de la trompa uterina, que produce una anemia aguda.

“Además de una obstrucción, infección o inflamación de las trompas de Falopio, la segunda causal de un embarazo ectópico es la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), consecuencia de una infección o clamidia. Incluso este retraso u obstrucción en el recorrido del blastocisto también se origina por enfermedades como la endometriosis”, señala el especialista.

Otras causas:

• Problemas congénitos en las trompas de Falopio

• Cicatrización luego de una operación de apendicitis

• Antecedentes de embarazo ectópico previo

• Cicatrización pelviana luego de cirugía de los órganos femeninos

• Operaciones previas de las trompas de Falopio, como esterilización tubaria o recanalización de las trompas

Factores de riesgo

Si bien no se puede hablar de causales determinantes para un embarazo ectópico, sí hay factores de riesgo que podrían influir en su desarrollo, como tener más de 35 años, embarazarse portando un dispositivo intrauterino (DIU), tener reanastomis de las trompas esterilizadas o reoperaciones de trompas obstruidas, haber tenido varias parejas sexuales sin protección de barrera, o sufrir alguna infección de transmisión sexual (ITS). Los tratamientos del embarazo ectópico se determinan en función de las condiciones de la paciente, fecha exacta de la fase de la gestación, niveles BHCG en sangre, tamaño y localización del saco gestacional. Nunca será un embarazo viable y siempre habrá interrupción del embarazo; ya sea por manejos médicos o quirúrgicos.

Cuando se trata de embarazos recientes lo habitual es tratarlo con una inyección de metotrexato, que frena por completo el crecimiento del embrión; si el embarazo está avanzado se puede realizar un tratamiento por laparoscopia, que es poco invasivo, y permite realizar la extirpación de la trompa afectada (salpingectomía) o la apertura de la trompa para extraer el embarazo mal implantado (salpingostomía)

La buena noticia: sí es posible un futuro embarazo

Una de las inquietudes que suelen invadir a las mujeres diagnosticadas con un embarazo de este tipo, es si podrán concebir en un futuro. La respuesta es sí. Sin embargo, las mujeres que ya manifestaban problemas de infertilidad antes del EE podrían tener ciertas dificultades para lograr una futura gestación. Es importante saber que las trompas no quedan sanas, por lo que aumenta el riesgo de infertilidad futura o un nuevo episodio de embarazo ectópico. En este caso, los resultados en la búsqueda de un bebé van a depender del grado de fertilidad que tenían antes del embarazo ectópico, y de la gravedad de las lesiones internas que les haya ocasionado esta afección. Si posterior al embarazo ectópico ambas trompas quedan obstruidas la única opción para lograr embarazo sería la fecundación in vitro, con tasas de embarazo muy buenas si la reserva ovárica y el espermiograma es normal.

Comments


bottom of page