• Equipo La Galería M

Bullying: Pautas para descubrir si un niño es víctima



Se acerca el comienzo a clases y en algunos niños la sensación que esto produce no es grata. eso porque en ese espacio han sido víctimas de Bullying.


Según un estudio anual de la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, aumentó un 40% en cuanto a denuncias por maltratos físicos y psicológicos en colegios públicos y privados de Chile, pasando de 3.760 casos a 5.934 a nivel nacional.


La IX Encuesta Nacional de Juventud, a su vez, detectó que 1 de cada 5 jóvenes (21,1%) ha sido víctima de acoso cibernético. El informe, también, reveló que un 5,5% de los jóvenes ha pensado alguna vez en quitarse la vida o suicidarse.


Un caso que conmovió recientemente a muchas familias es el de Drayke Hardman de 12 años y quién se quitó la vida tras sufrir durante más de un año acoso escolar en su colegio de Utah, Estados Unidos. Sus padres decidieron hacer pública su historia a través de redes sociales, con la esperanza de generar conciencia para erradicar este tipo de prácticas, cuando “la agresión se sostiene en el tiempo y que entre los involucrados hay una diferencia de poder, produciendo en la víctima un daño físico y/o psicológico”, señala la ONG Bulliyng sin Fronteras.


Cuando falta menos de 2 semanas para la entrada a clases presenciales, la psicóloga Carolina Marfán, de la red Cognita, con 14 colegios en todo Chile, entrega algunas señales que indicarían que un niño, niña o adolescente podría estar siendo víctima de bullying:

  • Salud psicológica: se observa inestabilidad emocional (anda más nervioso/a de lo normal), sentimientos de insatisfacción, miedo constante, sentimientos de soledad, una repentina inseguridad, baja autoestima y desconfianza en sí mismo.

  • Salud física: está durmiendo mal (pesadillas, no puede conciliar el sueño, se despierta durante la noche, dificultad para despertar), disminución o aumento del apetito, problemas digestivos, dolor de cabeza, cansancio, entre otros.

  • Relaciones familiares y sociales: baja comunicación y expresión de emociones, se aleja de las situaciones grupales, está más introvertido/a, no quiere establecer amistades o estar con amigo/as.

  • Vida escolar: presenta desmotivación, desinterés por aprender, baja atención en clases, disminución del rendimiento académico, no querer ir al colegio, bajo o nulo interés por las actividades escolares


En relación al ciberbullying, éste tiene las mismas características del bullying, pero su diferencia es que la agresión es a través de las redes sociales, a partir de la difusión de imágenes, videos o información, con la intención de dañar a otro/a. “A partir de esta situación, se podrían observar las mismas señales anteriormente descritas, sin embargo, se le agrega un aumento considerable del tiempo en la utilización de las pantallas, especialmente la conexión a las redes sociales. Esto es debido a la necesidad del niño, niña o adolescente de estar pendiente y actualizado de algún posible nuevo contenido que se pueda estar compartiendo sobre él en las redes”, señala la psicóloga de Cognita, quien además complementa que “Hay que recordar que este tipo de agresión causa altos montos de ansiedad y desesperación en las víctimas, debido a la imposibilidad de controlar y detener la viralización del contenido”.